J. M. Gutiérrez 3780 - 6 º 31 C1425ARB 
Bs. As. - Telefax (54-11) 4807-5430 
Contáctese con nosotros 
Gea_Facebook

  Volver

  RECTOR DE UBA ADVIERTE QUE A LA
ARGENTINA "LE INTERESA POCO" LA EDUCACIÓN Y QUE LA CRISIS
LA TERMINARÁN PAGANDO LOS CHICOS.  


EDUCACIÓN - JAIM ETCHEVERRY
22 de Agosto.
Fuente: (DyN) .
Por: Carmen Coiro.

 
 

Buenos Aires, ago 22 (DyN) - La Argentina "gasta poco en educación, porque le interesa poco, es un tema que no le preocupa a la dirigencia", y en general tampoco a la sociedad, sostuvo el rector de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Guillermo Jaim Etcheverry, quien advirtió serán los "chicos quienes pagarán un alto costo" por esa situación.

"Estamos en una cruzada militante contra el conocimiento concreto", donde se privilegia la "utilidad inmediata" que puede aportar la enseñanza escolar, en términos económicos y laborales, por sobre la necesidad de brindar a los estudiantes elementos que permitan flexibilizar la mente para poder afrontar situaciones como la crisis que actualmente atraviesa el país, afirmó el rector.

En una conferencia sobre "Realidad Argentina, Presente y Perspectivas", organizada por el grupo GEA de Psicología para Empresas, Jaim Etcheverry hizo un profundo análisis sobre las causas de la crisis educativa argentina, en el que alertó que "hacemos poco por la educación, porque estamos convencidos que nosotros y nuestro entorno estamos salvados".

"Hoy los maestros se convierten en animadores de las clases, imitando a la televisión", afirmó, y señaló que cuando responsables de canales de televisión por cable le preguntaron que podían hacer para ayudar les pidió que "hagan que quienes hablan en televisión, utilicen bien el lenguaje" ya que el efecto educativo de ello sería enorme.

Al realizar una comparación de la situación en el país respecto de otras naciones en el mundo, el académico destacó que mientras aquí el Gobierno invierte un 0,5 por ciento de su Producto Bruto Interno (PBI) en la educación, en los países desarrollados ese porcentaje se eleva a 1,5 por ciento promedio.

"La Argentina gasta poco en educación porque no le interesa, no le preocupa, aunque esto no lo va a admitir ningún político", destacó el rector, quien añadió que basta con observar la "mala calidad de la dirigencia actual" y de los "hijos de los dirigentes" para tener una idea clara de lo poco que importa hoy la educación.

Puntualizó que en la Argentina, "el 64 por ciento de la fuerza laboral no completó los estudios medios, y sólo el 5 por ciento completó los estudios universitarios, cuando en los países desarrollados entre un 15 y un 20 por ciento de los que trabajan son profesionales con título universitario".

Advirtió que esas deficiencias se verifican "en todos los niveles sociales, tanto en los graduados de escuelas públicas como de escuelas privadas", y señaló que pruebas de evaluación han demostrado que aún en los colegios con cuotas más altas, revelan esas graves fallas educativas, "pese a que sobre esto no se habla porque hay muchos intereses en juego".

Consideró que eso demuestra que "ni a los padres les interesa que sus chicos aprendan, porque la sociedad argentina no pide a la escuela que le enseñe a sus hijos, aún los que pagan mucho para que vayan a colegios muy caros".

"El énfasis de la educación vinculada con el trabajo es peligroso", sostuvo, porque "vamos a crear buenos repositores de supermercados o buenos fabricantes de hamburguesas" pero "no se apuesta a la formación amplia de la gente para acceder a la realidad desde puntos de vista diferentes".

Para Jaim Etcheverry, la actual coyuntura crítica no es ajena a la deficiencia en la educación que se verifica aquí desde hace décadas. "Cada vez enseñamos menos, porque creemos que tenemos menos para enseñar", para agregar que "hay que hacer una apuesta por nuestros jóvenes que tienen derecho a acceder a su herencia de conocimiento", que los adultos les están negando.

También advirtió que hoy en día impera en la enseñanza la idea de que los chicos tienen que ir a "divertirse" a la escuela, y que en vez de incentivarlos para leer, los impulsan a realizar trabajos "en grupo" que en definitiva no aportan nada a su conocimiento. "Se ha roto la alianza del padre con el maestro, para convertirse en una alianza del padre con el alumno", alertó.

Para Jaim Etcheverry, "estamos sometidos a una presión no desinteresada por el cambio en la metodología de la enseñanza", en la cual generaliza la idea de que sin computadoras, por ejemplo, sería imposible alcanzar una educación completa, con el consiguiente beneficio para las compañías que las fabrican y las venden.

Indicó el rector que en Estados Unidos se advirtieron ya los riesgos de esa política, y se están incluyendo en las universidades cursos centrales que se dedican exclusivamente a fomentar la lectura, y para dar una idea de las carencias en ese sentido en la universidad argentina, afirmó que él, como responsable de la UBA, se daría por satisfecho "si lograra que cada estudiante universitario leyera al menos un libro al año".

Sin embargo, señaló que en medio de la crisis actual "las clases más bajas siguen creyendo en el prestigio de la educación, mientras las clases más altas ya no", y destacó que ello se puede observar claramente en la actitud de "los dirigentes, cuyos hijos son peores que ellos" en materia de formación educativa.

Para concluir su exposición, Jaim Etcheverry señaló que habitualmente cuando los ecologistas concluyen sus conferencias se preguntan qué mundo les estamos dejando a los niños", en tanto él sostuvo que prefiere preguntarse "a qué niños les dejamos este mundo".